El amplio repertorio de tratamientos que se tienemos en la cirugia plástica y reconstructiva, nos permite pensar siempre en hacer una cirugía reparadora con una gran aportación estética, de forma que nuestros resultados suelen ser funcionales a la vez que visualmente agradables.

El manejo temprano del paciente quemado es un área importante en la cirugía reconstructiva e incluye la restitución de líquidos, tratamientos para evitar infecciones, la colocación de injertos para evitar una cicatrización deformante, etc.

En ocasiones también implica realizar procedimientos de reconstrucción cuando existen secuelas de quemadura con cicatrices retráctiles deformantes, o estructuras que se pierden por quemaduras.